2 4 5 6 7 8 9 2 B 2 C 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 22

Los Nombres Secretos 
(Resumen)

Los Nombres Secretos surge de una conversación de niños sobre lugares del cuerpo sin nombre.
En la mística, lo innominado tiene que ver con la experiencia de Dios. En el cuerpo, con lo inexacto o lo oculto. En mis cuadernos, con la repetición incesante de lo mismo, que configura un todo sin costuras entre las obsesiones de mi vida y mi trabajo. En las hojas de mis diarios queda consignado ómi sentido de circularidad y la manera en que este afecta todo ámbito de mi vida. Los trabajos que he hecho en este tiempo se desprenden como hilachas de mi vida cotidiana. Excavé donde había basura, dibujé en los espacios vacíos y modelé lo inconsistente, la materia en estado tan blando que no es posible tomarla con las manos. Lo que apareció fue un proceso cruel que rompió el calendario fiel de la cocina y que, desde la humedad de los recortes de lo no-nombrado y como una honda, los lanzó a las cenizas de restos calcinados. En un intento por visibilizar lo que estaba pasando, he intentado organizar los trabajos a partir de ciertas reglas de semejanzas. Entonces, opté por seguir algunos principios del arte de la memoria estudiados por Frances Yates (fundamentalmente, las cuatro normas clásicas que regían el Ad Herennium). En ese arte encontré un método para relacionar las apariencias exteriores con la dimensión subjetiva de quien recuerda estampando imágenes en la mente.


---

Hidden Names
(Abstract) 

Hidden Names came up from a children's conversation about body places that doesn't have a name.
In mystic the innominate has to do with the experience of God. In the body it has to do with the inexact or hidden. In my notebooks with the unceasing repetition of the same, which creates a seamless whole from the obsessions that fill my life and work. In my diaries pages, my sense of continuity and the way it affects my entire life is recorded. The works I've made during this time are detached from my daily life like lose threads. I have dig out from trash, drawn in empty spaces and molded the inconsistent, which is matter in such a soft state it was impossible to hold between my hands. What appeared here was a cruel process that broke the loyal schedule of cooking and, as a sling, has thrown the un-named cuttings from humidity to scorched rests' ashes. In an attempt to make visible what was happening, I've tried to organize the works from certain rules of similarity. Then, I followed some memory art principles studied by Frances Yates (mainly, the four classic rules that lead the Ad Herennium). In this art I found a method to relate exterior appearances with the subjective dimension of who remembers by printing images in the mind.